La tecnología inteligente y el Internet de las cosas

La tecnología inteligente

Hace un año que me mudé a Madrid. Me parecía una ciudad enorme para lo que estaba acostumbrada y al principio no conseguía llegar a ningún sitio sin perderme un par de veces. La primera vez que me perdí, estuve esperando una media hora para intentar coger un autobús, sin tener muy claro ni siquiera si estaba en el buen lado de la acera. Esta vez acerté pero fue pura suerte. Al día siguiente, mis compañeros de piso me invitaron a que fuera con ellos a tomar algo y les comenté lo perdida que me sentía en esta nueva ciudad. Fue entonces cuando uno de mis compañeros me dijo: “¿Sabes que hay una aplicación para que no te pase eso?” La segunda vez que me perdí ya estaba preparada. Saqué el móvil del bolsillo y me metí en la app que me recomendó mi compañero. Encontré la línea que mejor me venía y conseguí situarme en un tiempo record. Pasaron 6 meses y ya me empecé a acostumbrar a la ciudad. Ya no me perdía tanto. Incluso era capaz de salir por ahí sin tener que recurrir a Google Maps. “Gracias, App”, me dije a mi misma de camino a la oficina. No entendía cómo habíamos podido vivir antes de llevar un Smartphone siempre a mano. Como muchas otras rutinas diarias, en el momento en el que nos acostumbramos a controlar, por ejemplo, el servicio de transportes desde el móvil, la mayoría de nosotros nos olvidamos de cómo podíamos vivir antes, sin llevar internet encima siempre. Pero si te poner a pensar, esto puede resultar tanto emocionante como preocupante. Emocionante porque es posible hacer las cosas más rápido, mejor y de maneras que hace tan solo 10 años parecían imposibles. Preocupante porque, a la vez que nos ayuda, hace que nos preguntemos a dónde nos está llevando la tecnología pareciendo a veces incluso una extensión de nuestro cuerpo. Durante la historia hemos observado como las situaciones de caos incentivan el planteamiento de soluciones creativas. Actualmente, con ‘El internet de las cosas’ convirtiéndose en nuestra nueva realidad, nos encontramos en el máximo pico de crecimiento de la tecnología de la historia. Independientemente de la opinión que hayamos podido formar sobre el hecho de vivir rodeados de tecnología, se ha convertido en una tendencia inevitable. Gigantes de este mundo como Amazon están continuamente desarrollando nuevos productos que hacen nuestra vida más fácil y está previsto que para el 2016 haya 19 billones de ‘cosas’ conectadas a internet. A continuación comentamos algunas de las ‘cosas’ que ya podemos encontrar en el mercado y otras que se espera vayamos incorporando a nuestro día a día. YA ESTÁ AQUÍ

  1. Accesorios que realizan un seguimiento y analizan todos tus movimientos, los latidos del corazón…
  2. Casas inteligentes que conocen tu comportamiento y se adaptan a tus gustos.
  3. Comedores automáticos que funcionan sin necesidad de empleados.
  4. Medidores sanitarios que monitorizan las constantes vitales del paciente vía Bluetooth.
  5. Impresoras 3D que pueden imprimir en el chocolate, material magnético, y otro tipo de materiales

EN EL HORIZONTE

  1. Frigoríficos y vajillas inteligentes que monitorizan las fechas de caducidad, crean tu lista de la compra y te muestran tus dietas.
  2. Coches inteligentes que conducirán y aparcarán por ti (ya existen pero aún no son legales).
  3. Básicamente, ciudades inteligentes donde todo quedará conectado con todo.

Conectarnos con nuestra casa, con nuestro cuerpo. Estar conectados con nuestra ciudad de una nueva completamente nueva. El Internet de las Cosas va, simplemente, de ayudarnos a aprovechar mejor y a aprender de nuestro entorno. Las apps son unidades de este progreso, ofreciéndonos conexión directa siempre a mano y construyendo un camino en el que nunca más tengamos que preocuparnos de cómo o dónde coger el autobús ya que tenemos una aplicación para eso 🙂 Y tú… ¿Quieres la tuya?

rebeca

Este post tiene 0 comentarios

Comentarios abiertos

Deja un comentario

Debes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>